La Croissanteria Paris, franquicia de cafeterías, acaba de anunciar el lanzamiento de su ‘Plan Renove’, una iniciativa dirigida a cafeterías en funcionamiento que, con una inversión desde 2.990 €, pueden convertirse en locales de la franquicia con el fin de «tratar de atraer a los bares tradicionales y fomentar así el autoempleo«,

Nacha Ruvira, directora de marketing y desarrollo de negocio, explica así las razones que han llevado a poner en marcha esta iniciativa: «buscamos ofrecer soluciones a un sector que está sufriendo los efectos de una crisis que está teniendo especial incidencia en los bares y cafeterías que han tenido que cerrar sus puertas. Con nuestro ‘Plan Renove’, les ofrecemos la posibilidad de convertirlos en una ‘Croissanteria Paris’, lo que les permitirá seguir manteniendo su clientela, pero obteniendo a cambio unas mayores ventajas por la aplicación de un modelo que ha demostrado su eficacia».

Estas ventajas se concretarían, «en el ahorro que supondría obtener mejores precios de los proveedores, gracias a la compra centralizada; la estandarización de los procesos, que simplifica y agiliza las gestiones; la incorporación de una imagen de marca conocida que permite atraer a nuevos clientes, manteniendo los actuales, con un ambiente relajado que invita al consumo; el apoyo de continuas campañas de marketing y publicidad; contar con una central con una gran experiencia profesional en todos los aspectos del negocio.