Entrevista a Nacha Ruvira, cofundadora de La Croissanteria Paris .

Las franquicias de cafeterías viven su momento dorado con la proliferación de un nuevo concepto de establecimiento que une la panadería tradicional con la cafetería. Una de estas marcas es La Croissanteria Paris, cuya presencia en nuestras ciudades crece a un ritmo vertiginoso. Nacha Ruvira, confundadora de la empresa, ofrece en la siguiente entrevista las claves de su modelo de negocio.

En estos momentos vivimos el resurgir de la panadería de calidad a través del nacimiento de un nuevo concepto de establecimiento a mitad de camino entre la cafetería y la panadería, donde se ofrecen croissants, baguettes o panes de autor de alta calidad para llevar o consumir en el propio local. La expansión de estas tiendas está siendo vertiginosa y sus creadores se muestran optimistas con respecto al crecimiento que puede tener este modelo de negocio en el futuro.

Un ejemplo lo encontramos en La Croissanteria Paris, que llega desde Francia con un nuevo concepto de panaderías-cafeterías donde el cliente puede comprar y consumir pan y bollería de alta calidad en un espacio de estética cuidada y precios competitivos. La cofundadora de la empresa Nacha Ruvira, ofrece alguna de las claves del éxito de su negocio y de su expansión.

¿A qué se debe el auge actual de las panaderías-cafeterías?

Creo que en España hacía falta una renovación del concepto de panadería-cafetería. Hasta hace muy poco, no contábamos con un modelo similar a las tradicionales panaderías de países vecinos como Francia, en los que poder degustar un producto de calidad a cualquier hora del día, en un ambiente cuidado y agradable, con un servicio atento y a un precio competitivo.

¿Qué diferencia a La Croissanteria Paris de otras marcas similares en el sector?

Creo que La Croissanteria Paris es una marca donde todos los detalles están cuidados al máximo para que realmente sea un placer acudir a consumir sus productos.

Todas nuestras cafeterías reflejan encanto y elegancia, un hecho que conjuntamente con unos deliciosos croissants y cafés, preparados al momento, crea un nuevo modelo, que cambiará la idea tradicional de cafetería.

Queremos proporcionar la “experiencia” de cafetería al estilo parisino, ofreciendo un desayuno típico con croissant, café y zumo de naranja, todo ello con vistas a la torre Eiffel, en un ambiente elegante y relajante.

¿Cómo se distingue un croissant de calidad?

Buena materia prima, técnica, mimo y tiempo. Eso es todo lo que hace falta para elaborar no sólo un buen croissant, sino el mejor croissant del mundo.

Calidad de los ingredientes y tiempo son, por tanto, las claves. Entre los ingredientes, consta de dos básicos: harina molida a la piedra y mantequilla de la mejor calidad traída de Bretaña.

La fermentación es otro de los pilares, un proceso que es enemigo de las prisas. La masa madre y la fermentación lenta son básicas para conseguir una textura húmeda que haga que el croissant aguante bien el paso del tiempo.

¿Está dispuesto el cliente a pagar por un croissant de más calidad?

Sí. Lógicamente debido a la situación económica que vivimos hay quien busca un producto que se adapte a su bolsillo, pero sí confirmamos una clara tendencia a seleccionar productos de mayor calidad, buscando cereales concretos, masa madre, etc, o sea, el sabor de los panes artesanos.

¿Qué está funcionando mejor en La Croissanteria Paris, la venta para llevar o el consumo dentro del local?

El peso principal en la cuenta de resultados se encuentra en el consumo dentro del local, que ofrece una carta variada en una franja horario de 12 horas aproximadamente. Sin embargo, es muy frecuente también que, tras consumir el producto en la zona de cafetería, el cliente haga su compra dentro del establecimiento antes de salir.

¿Cuál es el perfil del franquiciado de La Croissanteria Paris?

El principal rasgo diferenciador de nuestros franquiciados es su compromiso. Buscamos emprendedores que entiendan y compartan los valores de La Croissanteria Paris. Que tengan ganas de trabajar duro, que quieran ser sus propios jefes, que sean ambiciosos, activos…

Últimamente se acercan a nosotros emprendedores cada vez más jóvenes que buscan un autoempleo y La Croissanteria Paris encaja perfectamente con lo que buscan.

No es necesario que conozca la profesión pues la franquicia suple la falta de experiencia con una completa formación para sus franquiciados.

¿Cuáles son los principales requisitos de la franquicia? 

La Croissanteria Paris es una franquicia que requiere una inversión media de 19.000 euros, para un local de 60 metros cuadrados aproximadamente; y mensualmente no exigimos royalties ni canon de publicidad.

Respecto a los locales, estos deben estar ubicados en zonas de mucho tránsito peatonal con amplia fachada y ubicados en poblaciones con más de 30.000 habitantes.

¿Cuáles son las previsiones futuras de aperturas?

Concluiremos este curso con 5 locales operativos. En el futuro, las expectativas son doblar este número a lo largo del año próximo. Realmente, La Croissanteria Paris en un modelo de negocio que se adapta perfectamente en cualquier barrio, por lo que contamos con un potencial de expansión muy grande.

LEAVE A REPLY